Putos breves
ficción jedionda

“Atada querés tener la vaca. No sabés ni de nudos ni de vacas. Pero, fedatario de vos mismo, olvidarse dónde estaba uno es tu decisión. Lo hacés. Te olvidás, entonces. Más adelante te empezará a cosquillear sobre lo poco claro de todo esto. Pero lo olvidarás, pronto, breve, porque sí será. Más adelante no tendrá importancia el medio”, dice alguien desde el televisor. Franco, de apellido exacto, cree que de varón –por supuesto- es la voz que viene del televisor. También cree que es una voz que viene de algún lado –el televisor en este caso- lo que escucha mientras intermedias jalaciones secuencian la jornada. “Seremos todos defraudados”, dice alguien desde el televisor. “Después vendrán los remaches. Seremos menos por entonces. Serán, en todo caso adverso y denotativo de rango. Podrías ser un guerrero. Podrías caer luchando. Nosotros seremos mientras tanto cada uno en y por cada uno, sin una respuesta que no pudiste en el no podrás, más adelante, responderte una tarde, al cruzar San Lorenzo, yendo al sindicato para autorizar órdenes de salud. Allí no habrá problemas.
  1. “Atada querés tener la vaca. No sabés ni de nudos ni de vacas. Pero, fedatario de vos mismo, olvidarse dónde estaba uno es tu decisión. Lo hacés. Te olvidás, entonces. Más adelante te empezará a cosquillear sobre lo poco claro de todo esto. Pero lo olvidarás, pronto, breve, porque sí será. Más adelante no tendrá importancia el medio”, dice alguien desde el televisor. Franco, de apellido exacto, cree que de varón –por supuesto- es la voz que viene del televisor. También cree que es una voz que viene de algún lado –el televisor en este caso- lo que escucha mientras intermedias jalaciones secuencian la jornada. “Seremos todos defraudados”, dice alguien desde el televisor. “Después vendrán los remaches. Seremos menos por entonces. Serán, en todo caso adverso y denotativo de rango. Podrías ser un guerrero. Podrías caer luchando. Nosotros seremos mientras tanto cada uno en y por cada uno, sin una respuesta que no pudiste en el no podrás, más adelante, responderte una tarde, al cruzar San Lorenzo, yendo al sindicato para autorizar órdenes de salud. Allí no habrá problemas.

  1. Timestamp: Domingo 2012/07/01 2:03:39