Putos breves

ficción jedionda

“Torpe como todo monstruo vas a decirte cuando lo veas venir. Lo verás torpe y peligroso y te darás a decirte mentalmente que sí, que es un monstruo. Que siempre lo fue, te dirás, que nunca como ahí donde lo verás venir te sentiste tan a merced de tus propio antojos y caprichos emocionales. El, para entonares, seguirá besándote de arriba hacia abajo. Un repentino resquemor te irá ganando el terreno tuyo. Pero como el odio –o similar- lo sentirás contra tu misma persona, velos interpondrás otra vez. Te llenará el ombligo de cocaína. Y será torpe para jalar”.

“Torpe como todo monstruo vas a decirte cuando lo veas venir. Lo verás torpe y peligroso y te darás a decirte mentalmente que sí, que es un monstruo. Que siempre lo fue, te dirás, que nunca como ahí donde lo verás venir te sentiste tan a merced de tus propio antojos y caprichos emocionales. El, para entonares, seguirá besándote de arriba hacia abajo. Un repentino resquemor te irá ganando el terreno tuyo. Pero como el odio –o similar- lo sentirás contra tu misma persona, velos interpondrás otra vez. Te llenará el ombligo de cocaína. Y será torpe para jalar”.